Etiquetas

, , , , , , , , ,

 

Ya hace algún tiempo que algunas voces disonantes lo veníamos diciendo: si, hay que estar en China, pero cuidado con las deslocalizaciones de la producción, que se pueden volver en contra y penalizar el servicio al cliente y la calidad global de la relación cliente-proveedor.

Bien, pues ya ahora voces más autorizadas comienzan a difundir el mismo mensaje: Time to rethink offshoring? (para que el enlace funcione es necesario ser usuario registrado de www.mckinseyquarterly.com; dicho registro es gratuito) es un reciente artículo (septiembre de 2008) de The McKinsey Quarterly , en el cual se afirma: “…, los cambios en las condiciones económicas pueden haber minado sus ventajas en la  cadena de suministro. Puede ser un momento apropiado para reconsiderar la ubicación de sus instalaciones de fabricación.”

Según McKinsey, factores como: la subida del precio del petróleo, la subida de los precios de las materias primas, mayores tasas de inflación y mayores tasas de crecimiento de los salarios han causado que, en los últimos años, comparando el año 2003 con el 2008, las ventajas relativas de trasladar la fabricación a países asiáticos de bajo coste hayan desaparecido en la actualidad.

Bien, otro aspecto positivo de la actual crisis económica: la amenaza asiática se reduce; vuelven a tener valor variables clásicas en la relación cliente-proveedor como la calidad, el servicio, la financiación, la confianza, la capacidad de desarrollo que, en ciertos sectores, habían cedido terreno de una manera exagerada en favor del precio.  Queda mucho trabajo por hacer, pero la gestión vuelve a ser una importante variable en la rentabilidad empresarial.

Actualización (19/11/2008): otra fuente de reconocido prestigio mundial: Accenture; viene a transmitir un mensaje muy parecido en su estudio identificativo de tendencias mundiales: Back to the future: “Los salarios han estado creciento a cifras anuales de dobles dígitos en países alguna vez considerados “low-cost”, como India y Argentina. Y el coste de trasladar bienes por los océanos se ha disparado por efecto del precio de los combustiles. Estos son sólo algunos factores que refuerzan el concepto de “nearshoring” -aprovisionamiento de proveedores y suministradores en el mismo huso horario o en una región con una cultura similar-“.

Anuncios