Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,


Salvo en las recesiones, muchas compañías no prestan atención a la gestión de la tesorería, puesto que su impacto en los beneficios no es inmediato. Como consecuencia, en muchas compañías existen oportunidades para liberar tesorería y reducir o posponer su gasto.

Éste es el mensaje central que se está lanzando desde muchas consultoras a las empresas productivas y de servicios: tras un gran paréntesis de bonanza y “todo vale” existe un gran potencial de mejora en las operaciones empresariales:

Desde McKinsey: Freeing up cash from operations: “Existen grandes oportunidades en el valor de las operaciones de una empresa. Muchas empresas, por ejemplo, pueden convertir rápidamente y con seguridad importantes cantidades de inventario en dinero en efectivo. Por supuesto, hay métodos más y menos eficaces para enfrontar las reducciones de inventario. En nuestra experiencia, pedir a los CFO (Chief Financial Office; aportación del traductor) que establezcan objetivos de reducción puede tener repercusiones en el servicio que pueden dañar las relaciones con los clientes. En cambio, los líderes de operaciones y ventas deberían revisar sus inventarios de manera más sistemática y eliminar los colchones de precaución extra que cada paso en la cadena de suministro tiende a agregar. (Todos conocemos las razones “Yo añado un 10 por ciento a mi previsión”, “Supongo que se necesitan siete días para llegar aquí, sólo para estar seguros “,” Lo pido una semana antes, por si acaso.”) Una aproximación siguiendo este enfoque puede, por lo general, reducir las existencias en un 20 por ciento. En una empresa de $ 20.000 millones de ventas en bienes de consumo, una reducción de esta magnitud podría aportar $ 400 millones, suficiente para cubrir un 2 por ciento de disminución de los ingresos del año.”

Desde Boston Consulting Group Collateral Damage Part 2: Taking Robust Action in the Face of the Growing Crisis: “Un número sorprendentemente alto de empresas no están muy focalizadas en la gestión del capital de trabajo (capital circulante, fondo de rotación, etc.) y tienen procesos pobres para su monitorización. No sorprende, por tanto, que el potencial de ahorros en optimizar el capital de trabajo de una empresa sea sustancial y fácilmente alcance 1.000 millones de dólares en grandes empresas. Como regla de carácter general, muchas empresas de fabricación podrían liberar tesorería aproximadamente equivalente a un 10 por ciento de sus ventas optimizando su capital neto de trabajo, dirigiendo correctamente los inventarios (incluyendo el inventario en curso y los procesos de aprovisionamiento) y recepcionables, y utilizando proveedores de crédito comercial.”

En el artículo Lean in a downturn: six actions to take now, de Boston Consulting Group se aportan consejos más concretos para mejorar la tesorería, basados en la aplicación de los métodos “lean” de estudio del trabajo: “A medida que la recesión económica mundial se agudiza, las empresas que se encuentran estrechamente ligadas a su tesorería están buscando métodos para reducir costes e incrementar los flujos de caja. Los principios de la gestión “lean” se alinean bien con esta agenda, puesto que su enfoque radica en eliminar despilfarro, mejorar la productividad e incrementar la agilidad.” “Nuestra experiencia indica que los programas “lean” bien ejecutados pueden recortar los tiempos de ciclo de la producción y los costes de la calidad a la mitad, incrementar la productividad entre un 10 y un 30%, y reducir inventarios entre un 30 y un 50%. El problemas es que los esfuerzos “lean” rara vez se implementan efectivamente y a fondo, y las empresas a menudo caen en costosos malos hábitos que las inmunizan para conseguir o mantener resultados”.

Las seis acciones propuestas en el artículo anterior son:

  • Focalizarse en áreas de alto impacto.

  • Mirar más allá de la planta productiva.

  • Usar los principios “lean” para evitar desembolsos de capital.

  • Regresar a los principios básicos.

  • Mirar hacia el futuro.

  • Dimensionar el inventario a un tamaño correcto.

Ánimo, hay mucho trabajo por hacer.

Anuncios