Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Desde siempre he sido partidario de la educación como elemento imprescindible para superar las carencias que una determinada persona pueda presentar en sus capacidades. También he defendido desde siempre la idea del hágaselo usted mismo (“do it yourself”) como concepto base para desarrollo de sencillos sistemas de información que, construídos por el usuario, puedan liberar al departamento de informática de la incómoda tarea de programar y refinar esas pequeñas cosillas que tanto gustan a los usuarios finales; véase, por ejemplo: las intranet´s como herramienta de ayuda para la gestión del aseguramiento de la calidad .

En una línea parecida se pronuncia la experta Susan Cramn, quien en Harvard Business Online escribe Dismantle Mistrust Between IT and the Business , pequeño artículo en el cual refleja, de una manera tristemente cómica, la desconfianza que suele existir entre los departamentos de tecnologías de la información y los departamentos operativos: “Sin una colaboración interna entre las TI y el resto de la empresa, la tecnología seguirá estando subutilizada y su potencial alejado de la realidad-. Por ejemplo, ¿cómo pueden las empresas aprovechar las tecnologías de colaboración cuando los equipos encargados de la explotación de las herramientas disponibles tienen dificultades para colaborar?”

Y la triste realidad es que la tecnología nos supera; avanza a mayor velocidad que nuestra capacidad de aprehenderla (tal vez los nativos digitales consigan superar esta carencia de nuestra generación), pero no nos queda más remedio que seguirla. Pero, claro, ¿cómo vamos a aprovechar una oportunidad que ni siquiera conocemos? La respuesta es sencilla: formación, formación y formación. Según Francis Pisani: “ necesitamos mejorar nuestro nivel de comprensión y nuestra capacidad de usar las herramientas ”: , citando a un profesor del MIT, Henry Jenkins :

Uno de los objetivos centrales, explica Jenkins, es desplazar el eje de la conversación sobre la brecha digital de cuestiones tecnológicas relacionadas con el acceso a las que se refieren a oportunidades de participar y de desarrollar las competencias culturales y las habilidades sociales necesarias para implicarse plenamente”. “Una organización, un país o una persona se adaptan a Internet cuando ha incorporado su uso con fluidez en sus actividades diarias. Si saben discernir cuándo es o no conveniente usar la herramienta para sus problemas cotidianos y cuándo puede ser combinado con otras herramientas” y, según mi modesta opinión, cuando es capaz de discernir cuáles de las herramientas disponibles son importantes para su desempeño y cómo las pueden utilizar para mejorar su competitividad. Por desgracia, este no es un análisis tecnológico, es un análisis de negocios en una época en la que la tecnología es parte intrínseca de los mismos (“ya no es posible hablar de negocios sin hablar de tecnología”; Alfóns Cornellá, 03/12/2007, en Reinventar las escuelas de negocios ). Se trata, una vez más, de superar la segunda brecha digital .

Ánimo, hay mucho trabajo por hacer.

Anuncios