Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Tras la lectura de Lay First the Foundation of Humility y su correspondiente traducción en este blog: El fundamento de la humildad, he reflexionado mucho sobre lo que significa la humildad en el entorno de los negocios.

La primera reflexión es sobre la idea de que ningún trabajo es más importante que los otros; si el trabajo añade valor para el cliente no hay duda: vale tanto como cualquiera, y si no añade valor, entonces es necesario eliminarlo, con lo cual tampoco existe duda posible.

Sin embargo, esta premisa choca con la realidad evidente de las estructuras jerárquicas y burocráticas que abundan en las organizaciones de nuestro entorno. En ellas, la importancia de un trabajo viene determinado por su posición en el organigrama, por los poderes que detenta y por los privilegios a los que tiene derecho: despacho, tarjeta, coche, viajes, …; signos externos que, en un momento dado, inducen a las personas a pensar que son más importantes que otras.

Estoy convencido de que esta manera de pensar ha sido una de las causas principales de los excesos cometidos en las operaciones bancarias que han dado lugar a la crisis económica en la que estamos inmersos. Personas rodeadas de un aura de brillantez, buenos resultados pasados y señales externas de poder que, en un momento dado, resultan tan humanas como cualquier otra, cometen errores y provocan la debacle de un sistema económico cuyo único objetivo es el crecimiento.

Otra reflexión es sobre los procesos de motivación e implicación que se deben producir entre las personas y las organizaciones en las que trabajan. Hay que recordar aquí que un argumento nos convence cuando sus premisas nos parecen racionales y convenientes (logos), cuando quien nos lo dice nos merece confianza (ethos) y cuando el argumento apela también a nuestras emociones (pathos). Ser humilde significa mantener las convicciones propias (integridad) y aceptar que aunque otros pueden tener razón (transparencia) no se traicionará la confianza depositada (fortaleza). Con estos valores los auténticos líderes podrán conseguir mucho más de cada una de las personas integrantes de una organización y del conjunto de todas ellas.

Ánimo, hay mucho trabajo por hacer.

Anuncios