Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Gestión de proyectos

La gestión de proyectos es la disciplina de organizar y administrar recursos de manera tal que se pueda culminar todo el trabajo requerido en el proyecto dentro del alcance, el tiempo, y coste definidos. Un proyecto es un esfuerzo temporal, único y progresivo, emprendido para crear un producto o un servicio también único. (Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Gesti%C3%B3n_de_proyectos )

Aunque, en si misma, la gestión de proyectos es tan antigua como la arquitectura y ésta, a su vez, tan antigua como la humanidad, los primeros desarrollos de las herramientas de la disciplina se aplicaron a partir de 1958 durante la construcción del submarino Polaris y en el mantenimiento de plantas químicas industriales complejas. Hasta hoy el progreso ha sido tal que es, incluso, objeto de programas oficiales de posgrado (por ejemplo: Máster en dirección integrada de proyectos ), certificaciones de capacidad emitidas por prestigiosas organizaciones (por ejemplo: PMP Certification ) y ha dado lugar a toda una profesión: el denominado project manager, que cuenta con sus propias asociaciones de profesionales (en España, por ejemplo, la Asociación española de dirección integrada de proyectos ). Pero, en definitiva, la gestión de proyectos se refiere a la resolución ordenada de un problema, o a hacer realidad una idea.

Por gestión de la innovación se entiende, hoy día, la configuración de procesos fiables y repetibles, que fomenten una cultura y un clima de la identificación de problemas, solución de problemas, aportación de nuevas ideas, asunción de riesgos, fallos rápidos y prototipado. A través de esta cultura / clima, y con un liderazgo comprometido y suficientes recursos, las ideas más prometedoras pueden llevarse a la realidad

Parece que ambas ambas disciplinas encajan a la perfección y, así, el difuso “front end” de encontrar problemas a resolver e ideas para solucionarlos se complementa con el riguroso “back end” de trasladar una idea a la realidad para resolver un problema real (¡esperemos que para beneficio de alguien!), y viceversa. De esta manera, la gestión de proyectos, con todas sus herramientas cuantitativas de planificación y seguimiento, se convierte en un instrumento necesario para ejecutar procesos de innovación de forma continua y sistemática, todo lo cual implica que los proyectos de innovación deben diseñarse con la disciplina necesaria para definir y monitorizar objetivos, tiempos, recursos y costes; tal y cómo ocurre, en realidad, con toda iniciativa empresarial.

De unas reflexiones similares a éstas ha nacido la norma UNE 166001: Requisitos de un proyecto de I+D+i , referencial de gestión que mixtura las bondades de las dos disciplinas analizadas. Además, la certificación por tercera parte acreditada de los proyectos de I+D+i realizados por una empresa, constituye una sólida garantía técnica para aplicar los beneficios fiscales previstos por la legislación española para las actividades de I+D+i.

Ánimo, hay mucho trabajo por hacer.

Anuncios