Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Continuando con el concepto de “segunda brecha digital ”, ya reiteradamente tratado en este blog, me permito recomendar la lectura del informe Kids’ Informal Learning with Digital Media: An Ethnographic Investigation of Innovative Knowledge Cultures , que contiene algunas reflexiones muy interesantes sobre la manera en que distintas generaciones interactúan con la tecnología digital.

A mi juicio este tipo de estudios resultan muy interesantes, puesto que reflejan el perfil social de una generación que ha convivido con las tecnologías de la información en su infancia y juventud (esta generación está empezando a aparecer en el mercado de trabajo en USA; en España ya sabemos que tenemos un retraso aproximado de 10 años en este tipo de tendencias sociales) y que ha aprendido dinámicamente el uso de estas tecnologías a través del aprendizaje continuo (a diferencia de nuestras generaciones, que primero tenemos que aprender y luego utilizar, lo cual genera una importante barrera de rechazo intuitivo, y muchas veces irracional, hacia las novedades digitales).

A continuación algunos párrafos traducidos y extraídos de las conclusiones del citado estudio , que se ofrece bajo licencia Creative Commons :

La mayoría de jóvenes utiliza las redes sociales para ampliar su red de amistad más allá del contexto familiar, de la escuela, de las organizaciones religiosas, deportivas y de otras actividades locales. La mayoría de ellos utilizan los nuevos medios para “extender la red” a través de contactos ya existentes y ampliarla de esta forma”.

En actividades sociales en línea orientadas tanto por la amistad como por el interés, los jóvenes crean y navegan hacia nuevas formas de expresión y nuevas normas de comportamiento social. Mediante la exploración de nuevos intereses, manipulando, y “cachondeando” con las nuevas herramientas, adquieren habilidades diversas relacionadas con las técnicas y medios de comunicación.”

En muchos aspectos la cultura “geek” (hacker, friki , …), borra las fronteras tradicionales de estatus y autoridad. Los nuevos medios permiten grados de libertad y autonomía para los jóvenes que no se dan en un aula tradicional. Los jóvenes respetan la relevancia digital de otras personas, y a menudo están más motivados para aprender de sus compañeros que de los adultos. Sus esfuerzos son también, en gran medida, auto-dirigidos, donde el resultado emerge a través de la exploración, en contraste con el aprendizaje en el aula, que está orientado por objetivos comunes predefinidos.” Imagínense ahora lo que puede significar poner a uno de estos jóvenes en una organización en la que predominen jefes del estilo de los retratados en: Costes ocultos de los jefes autoritarios .

Contrariamente a las percepciones de los adultos, mientras están “colgados” de Internet, los jóvenes están adquiriendo las habilidades sociales básicas y las técnicas que necesitan para participar plenamente en la sociedad contemporánea. Levantar barreras a la participación priva a los adolescentes de acceso a estas formas de aprendizaje. La participación en la era digital significa más que ser capaz de acceder en línea a la información considerada “seria” y a la cultura. Los jóvenes podrían beneficiarse si los educadores estuviesen más abiertos a las formas de experimentación y de exploración social que generalmente no son características de las instituciones educativas”.

¿Será esta generación digital capaz de construir nuevas formas de organización social y económica?

¿Es ya el momento de pensar en ello?

¿Tienen trascendencia para los negocios estas reflexiones?

Ánimo, hay mucho trabajo por hacer.

Anuncios