Etiquetas

, , ,

Pues va a ser que mi estado actual de felicidad tiene mucho que ver con la decisión voluntaria de apartarme de las guerras empresariales. Y ya se sabe que las peores guerras son las guerras civiles.

Julen Iturbe lo explica mucho mejor que yo en: Lucha en el campo de batalla empresarial .

Ánimo, hay mucho trabajo por hacer (y muchas guerras por evitar).

Anuncios