Etiquetas

, , , , , , ,

Un nuevo estudio de Booz & Co.: How the top innovators keep winning, publicado en strategy+business, ha demostrado, un año más, que no existe relación entre el gasto en I+D y el rendimiento financiero de una empresa. En su lugar, lo que si tiene importancia es la particular combinación de talento, conocimiento, estructuras de colaboración, herramientas y procesos (a lo que se suele llamar competencias) que las compañías exitosas combinan para desarrollar sus esfuerzos de innovación y, así, crear productos y servicios que puedan llegar a los mércados con éxito. El estudio demuestra que las empresas innovadoras que han conseguido este nivel de coherencia superan constante y significativamente a sus rivales en cualquier medida de rendimiento financiero.

Sin embargo, un conjunto consistente de capacidades de innovación no justifica por si mismo este plus de rendimiento. La innovación (y las estrategias particulares que las empresas emplean para alcanzar la innovación) sólo es un aspecto más de los esfuerzos que las empresas tienen que hacer para sobrevivir en los mercados. Deben, también, ser excelentes en áreas fuera de la I+D, tales como fabricación, logística, ventas, marketing y recursos humanos. Y sus esfuerzos de innovación deben estar sincronizados con su estrategia corporativa general.

La virtud que representa pensar en la innovación en términos de capacidades y de los sistemas que capacitan a las empresas para ser coherentes es que proporciona una forma específica para  expresar que las compañías necesitan focalizarse en trasladar sus esfuerzos de innovación en éxitos sostenibles. Las tareas de los líderes en relación con la innovación no son sólo elegir cuáles capacidades deben proveerse, sino que es mucho más frecuente tener que decidir cuáles no importan demasiado para conseguir un rendimiento superior. Focalizándose en las capacidades en las que las empresas crean que son factores críticos de diferenciación en sus esfuerzos para concebir, desarrollar y vender productos en sus mercados particulares puede proporcionar la coherencia necesaria para obtener ese mayor rendimiento. Y de esto precisamente es de lo que trata la innovación (y, por supuesto, la estrategia corporativa).

Ánimo, hay mucho trabajo por hacer.

Anuncios