Etiquetas

, , , ,

LeyMoore

Según admiten los fabricantes de chips, la ley de Moore lleva tiempo ralentizándose. Pero la industria estadounidense que se aprovecha de ella por fin ha reconocido que está a punto de morir (En MIT Technology Review: http://www.technologyreview.es/informatica/50940/la-ley-de-moore-llegara-a-su-fin-en-2021-segun/)

Tras años de ralentización, parece que dentro de cinco años ya no será económico seguir disminuyendo el tamaño de los chips, pero la industria ya tiene otras estategias para seguir aumentando su potencia y, también, el consumo energético de los mismos.

Aunque la Ley de Moore tiene un enunciado eminentemente técnico (el número de transistores alojados por un circuito integrado se duplica aproximadamente cada dos años), tiene grandes repercusiones económicas, puesto que esa capacidad de alojamiento de transistores se traduce en capacidad y velocidad de los ordenadores y, ésta a su vez, en más y mejores funcionalidades incorporadas en nuestros sistemas de información.

La innovación comienza aquí analiza las repercusiones económicas de la Ley de Moore y de su prima hermana, la ley de Metcalfe, que establece que la utilidad de una red aumenta proporcionalmente al cuadrado de su número de usuarios, en las págínas 69-70 del capítulo III, dedicado a La digitalización imparable. Será interesante, sin duda, analizar las repercusiones económicas de este fin de la Ley de Moore; desde La innovación comienza aquí estaremos atentos a esta importante tendencia incipiente y, lo que más nos interesa, a sus repercusiones económicas.

Imagen compartida por Marcin Wichary bajo licencia Creative Commons.

Anuncios